EL TIEMPO DEL ENÓLOGO

POST OCT.

El ambiente rezuma vinificación, en algunas zonas terminando FML en otras aún iniciando FA.  Le llaman ‘vendimia’ y es la máxima expresión de la Enología en cualquiera de sus interpretaciones. El tiempo en que los enólogos canalizáis vuestro conocimiento y pasión para materializar vuestra idea “vino”.

Tiempo de expresar los objetivos e ilusiones que habéis cocinado durante un año de reflexiones y planificación repensando cada vino. Repensando y rediseñando su perfil, su viñedo, la estrategia y la logística para elaborarlo.

Tiempo de acción frenética, recibes cientos de inputs a gestionar: uvas, mostos, meteo, vinos, agricultores, personal, proveedores… todo recae sobre ti. La “soledad del enólogo” te acompaña pero te da lucidez, piensas rápido, tomas decisiones y ejecutas tu plan “vino” sorteando de forma ingeniosa las adversidades más variadas.

Estamos en contacto con cientos de vosotros, os conocemos en toda vuestra diversidad, compartimos vuestras inquietudes, necesidades y pasión por el vino. Por esto os queremos transmitir nuestro reconocimiento y complicidad en estos momentos.

Es muy gratificante ver como la figura del enólogo ha sabido reinventarse en el tiempo y sobrevivir a las nuevas realidades. Reinventarse porque ha sabido pasar de conductor de procesos en los años 60, a asegurador de perfil y calidad en los 90, al rol actual de ideador, diseñador y creador de cada vino, y de la estrategia para elaborarlo. Sobrevivir porque ha sabido integrar demasiadas cargas administrativas, burocráticas, comerciales… sin renunciar a la pasión por el vino.

Una escultura no nace de un bloque de mármol, nace de la interpretación que hace el artista de ese bloque o de la selección de materiales que hace para expresar su idea. De la misma forma, el vino no nace del viñedo, sino de la interpretación que hace cada enólogo de ese viñedo o de la selección de viñedos que hace para construir su idea “vino”.

Reivindicamos la figura del ENÓLOGO como ese artista que ofrece a la sociedad su propuesta personal de valor expresada en un producto para el disfrute, el acercamiento y el placer, en una cultura, en una tradición renovada.

Enólogos del Mundo, os deseamos una feliz vendimia y los mejores éxitos para esta campaña.

 

Responder